ESCARAS EN PERSONAS INMOVILIZADAS

 

escara2.png

Más de alguien habrá vivido de cerca la situación de cuidar a un familiar que -por razones de salud-  se encuentra largo tiempo en cama, o bien en silla de ruedas. La aparición de heridas denominadas “escaras” es un de los temidos focos de infección y causante de mucho dolor, pero existen formas de prevenirlas y manejarlas a tiempo.

 Las úlceras por presión o “escaras” son lesiones producidas por la falta de irrigación sanguínea como   resultado de una presión constante y prolongada sobre una misma zona.  Se puede comprometer la piel y los tejidos que se encuentran bajo ella, dado que no recibe suficiente sangre, oxigenación y nutrición celular, factores que determinan la salud de la piel, y aunque puedan partir con inocente aspecto, pueden conducir luego a casos críticos en que ocurre “necrosis” o muerte del tejido. Para que ello no suceda, es preciso que el familiar cuidador o la enfermera a cargo del paciente, tome las medidas necesarias que permitan mantener irrigada la piel bajo presión.

Según Patricia Morgado, enfermera matrona asesora del Instituto Nacional de Heridas (INH), “Las úlceras por presión o escaras, se producen al estar apoyados durante tiempo prolongado ejerciendo mayor presión sobre una prominencia de un hueso, como el de la cadera, de los codos o al estar sentado mucho rato sin cambiar de posición. También se pueden producir por el roce al deslizarse sobre una superficie áspera; por fricción al ser arrastrado; y al agrietarse la piel por la humedad producida por incontinencia de la orina, de los excrementos o por el sudor”. 

En un principio, las escaras se manifiestan como un enrojecimiento de la piel que permanece más de 30 minutos después que se libera la presión, en etapas más avanzadas la piel empieza a romperse, produciéndose una herida que no cicatriza, hasta convertirse en una herida crónica o úlcera que requiere cuidados y elementos especiales para lograr la curación, ya que se hace cada vez más profunda llegando a la exposición del hueso en los casos más graves.   

Los factores que aumentan el riesgo de desarrollo de este tipo de herida complejas son variados: la edad, ya que aunque se pueden producir a cualquier edad, hay mayor riesgo en los mayores de 80 años; las infecciones, la diabetes, los cánceres, la mala nutrición, y la inmovilidad por cualquier causa, resequedad de la piel, retención de líquido, obesidad, entre otras.

¿CÓMO PREVENIR LA APARICIÓN DE ESCARAS?

·         Cambiar de posición al paciente cada dos horas, ayudándose de cojines. Realizar esta gestión a lo largo de todo el día.  

·         Usar un colchón antiescaras o piel de cordero en la zonas más sensibles, en caso de que la persona esté acostada o en silla de ruedas

·         En caso de incontinencia, mantener la piel seca, y evitar ropa de nylon.

·         Hidratar la piel con glicerina, sin hacer masaje, sólo deslizando la mano en sentido de la circulación de la sangre.  Realizar este procedimiento 2 a 3 veces al día.

·         En caso de personas acostadas permanentemente, cámbiela de posición sin arrastrarla, evite el roce.

·         Luego de lavar a la persona, procure dejar su piel libre de humedad.

·         En personas que han tenido antes o presentan actualmente úlcera venosas o pie diabético, la recomendación es extremar cuidados y estar atentos a la aparición de cualquier herida, por mínima que sea, en plantas de los pies y piernas.

·         Mantener la temperatura adecuada de la piel. No usar guatero ni calientacama eléctrico.

 

En caso de que la escara aparezca y se agudice con el paso de los días, es preciso que consulte con expertos en curación avanzada, de manera que la lesión no se profundice y agrave, poniendo en riesgo de infección e incluso amputación, al paciente.

Instituto Nacional de Herida (INH) cuenta con años de experiencia y enfermeras especializadas en la curación de heridas complejas, utilizando apósitos de última generación y tratamientos de avanzada, con oxígeno localizado, factor de crecimiento autólogo (uso de concentrado de plaquetas del mismo paciente), tensión negativa, y bioingenería de tejido según necesidad. Todos estos procedimientos ayudan a acelerar el proceso de cicatrización y mejorar los resultados, con menos dolor y reduciendo la necesidad del uso de analgésicos.

 INH se ubica en Rancagua 509, Providencia. Teléfonos: 2237667, 2748352, 3417132   e-mail: info@inheridas.cl Más información en www.inheridas

 


Andrea Riquelme P.
Periodista
Directora de Comunicaciones
Departamento de Promoción y Difusión
Fundación Instituto Nacional de Heridas
Fono 9580018 / cel.09-3969638 
acriquelme@gmail.com

Por:Andrea Riquelme P.
Periodista
Directora de Comunicaciones
Departamento de Promoción
y Difusión
Fundación Instituto Nacional de Heridas
Fono 9580018 / cel.09-3969638
 acriquelme@gmail.com

 

 

|

Comentarios

Estimados,


 


Junto con saludarlos, quisiera saber mas sobre la rehabilitación de las personas


mi madre tubo hace una semana y le afecto en el habla.


 


Favor su ayuda.


 


Vanessa Riquelme Pellegrini.

Responder

Gracias por la información. Saben de algún profesional en Santa Cruz, Bolivia?

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar